18 de septiembre de 2010

Cuando fui skin, de Asís Arana

Título: Cuando fui skin.
Autor: Asís Arana.
Editorial: Planeta.
Páginas: 384.
ISBN: 978-84-08-09422-7

Me refiero ahora a un libro que creo que no habría comprado por mí mismo, más que otra cosa porque sólo compro libros de este precio cuando tengo total confianza en que me va a gustar (aunque a veces uno se equivoque, claro). Tuve la suerte de que un compañero lo comprase, leyese y alabase para la manida frase de ¡pues déjamelo!

Bien. El libro se resume en la frase de la portada: un joven de familia bien, en un colegio religioso que, desde muy joven, frecuenta a un grupo de ultraderecha y va "ascendiendo" en sus rangos, a base de palizas hasta convertirse en un skin brutal y totalmente irracional (valga la redundancia) y... termina de cura. Es una historia en la que sabemos el principio y el final y no hay grandes sorpresas. Gana atractivo el paréntesis, lo no contado en la portada, sobre todo lo que su familia, especialmente su madre, hace por él, las oportunidades que le dan a pesar de su total contaminación, por las opciones que toman para salvarle... Pero tampoco remonta demasiado de lo sabido.

En mi opinión, se nota demasiado que el autor, Asís Arana (confieso que he pensado que era un pseudónimo... todavía no estoy del todo seguro, puesto que las novelas que se indican en la guarda como escritas por él no aparecen por ningún lado, el nombrecito se las trae y la temática, como en el caso de Antonio Salas y Diario de un skin, parecen llamar al anonimato. Pero sí, parece que efectivamente existe, da entrevistas en la radio y tiene algún guión cinematográfico escrito), es novel. Intenta entrelazar su supueso "viaje existencial" con el del actual sacerdote, con escaso éxito. Combina frases pretenciosas con expresiones más bien chabacanas y hasta zafias, no aporta la dosis de realidad necesaria para hacer creíble la historia (aunque un relato esté basado en hechos reales, hay que saber narrarlo para hacerlo creíble... y al contrario). En algunos anécdotas se nota claramente, quizás por las "licencias literarias" que se toma el autor: nos relata cómo tardó meses en conseguir que Pablo, el protagonista accediera a contar su historia y, sin embargo, le conoce porque un amigo comenta al autor que Pablo ha ido a hablar de su vida a una clase universitaria... Se nota la buena intención del Sr. Arana, pero también su impericia.

Otro fallo de la novela es dedicar casi la mitad del libro a la caída del protagonista en el mundo de la ultraderecha y luego liquidar su "conversión" en unas pocas páginas, dedicando muy poca atención tanto a los fundamentos de la relación de pareja que "salva" al antiguo radical como al paso al sacerdocio, hecho que no se desarrolla psicológicamente. Es decir, el personaje protagonista va avanzando, madurando, tanto para bien como para mal en la narración de Arana, pero, en cuanto deja de ser skin, se vuelve plano, anodino, incapaz de hacernos comprender el viraje de su vida.

¿Está el lector interesado en conocer el mundo de la ultraderecha? Hay otros libros más ilustrativos al respecto. ¿Quiere conocer a una familia que apuesta por la oveja desacarriada (aunque más que oveja es un cabrito)? Acérquese a esta novela, sin buscar mucho más. ¿Le interesan las personas que toman las riendas de su vida y son capaces de cambiar (la premisa que subyace a la promoción del libro: si el protagonista hubiera acabado de padre de familia y no de cura no habría libro)? Busque en otro lugar.

45 comentarios:

  1. Es el padre Apeles disfrazado. Huy no, que el Apeles sigue siendo de ultraderecha XD

    ResponderEliminar
  2. En cuanto a lo "pretencioso" y "chabacano" de mi estilo, decirte que a alguien que destruye de esa forma debería exigírsele poner ejemplos que tú no das en ningún momento. Además, opino que no hay nada más "pretencioso", pero sobre todo presuntuoso, que alguien que monta todo un señor blog para "gritar" al mundo lo que piensa de lo que lee, ¿tan interesante cree que es lo que dice que no le basta su círculo de amigos? A tenor de tu blog y de la consistencia de tu crítica, y de verdad que te lo digo sin acritud, me da más bien que eres un crítico frustrado. Si te fijas en el amigo que te recomendó el libro, éste te dijo simplemente que le había gustado, con un sencillo pero honesto punto de humildad e inocencia. Pero tú no, para ti eso resulta insuficiente, como intelectualmente frustrante. Decides entonces tras leerlo, que el mundo necesita "reconocer" todo lo inteligente que eres por haber sido "nuevamente decepcionado". Y es que es tan difícil de "burlar" tu incisivo intelecto... (e insisto, si aun así sacas el martillo demoledor, lo mínimo que se te puede pedir es que argumentes con datos veraces y algo más de rigor).
    Creo que eres de esas personas que piensan que por ser más negativamente críticas se creen mejores y más inteligentes que nadie (un poco como Carlos Boyero) cuando, si lo analizas un mínimo instante, sucede justo lo contrario. Y es que además de soberbias, éstas son personas fundamentalmente más desgraciadas e infelices que el resto. Te pondré un ejemplo sobre esto. Una asistente doméstica (vamos, una "chacha"), madre de cincuenta años, me buscó y escribió personalmente para decirme que sólo se había leído seis libros en su vida (no era una lectora tan "compulsiva" como tú) y que el mío era uno de ellos. Me confesó además que no había parado de reír y llorar, y que se lo leyó de una tirada, yendo al día siguiente a trabajar sin dormir. Independientemente de que sólo con esa única venta mi libro me habría resultado el mayor de mis éxitos personales, decirte que creo que alguien como tú jamás de los jamases habría reaccionado así en caso de haber experimentado lo mismo, dado que reconocer algo así habría sido como "decepcionarse a sí mismo" en cierta forma. Y es que seguramente tú pienses que esa vulgar mujer era alguien muy poco exigente en términos culturales, y con un nulo bagaje literario si la comparamos contigo. Vamos, que era tonta y tú muy listo. Pues bien, es muy posible que fuera muy tonta, de acuerdo, pero, independientemente de que guste o no mi novela, prefiero mil veces más a un tonto que a un listillo como tú que se cree capaz de "reconocer a la legua" a los supuestos escritores noveles que en realidad no lo son. Porque ya puestos, decirte que tus dos últimos párrafos son una perogrullada que clama al cielo, creyéndote además que con ellos has descubierto la penicilina. Y a diferencia de ti, yo sí que te diré por qué.

    ResponderEliminar
  3. Y por último, en cuanto a lo que dices de que en las últimas páginas cierro el libro rápido y no me centro en la conversión pues..., ¡bravo, lumbreras!, eres de lo más sagaz. Pues claro, volvemos a lo mismo. No hace falta ser muy espabilado para darse cuenta. Eso es algo que hago deliberadamente porque a mí, en las historias que escribo, me gusta centrarme en lo que "yo" decido. Y éste, te guste o no (aunque ya veo que no) no es un libro sobre una conversión a pesar de que sea así como haya sido vendido (y eso es así porque a tus "enemigos" de la "Santa Inquisición" les interesaba que así fuera, ¿no te habías dado cuenta? Qué raro, alguien tan brillante como tú...) Además de que me parecía muy pretencioso escribir en primera persona, en plan Santa Teresa de Jesús (¿te "suena"?), cuando yo ni siquiera soy creyente. Sin embargo, parece que a diferencia de ti, no tengo problema alguno en respetar a alguien que piense distinto de mí a este respecto, por lo que me puede seguir pareciendo su vida una historia muy interesante, independientemente de que la comprenda mejor o peor.
    Además, haberme puesto a sentenciar por qué de verdad se hizo cura, me habría parecido lo mismo que preguntarle a alguien enamorado por qué lo está: creo que si pudiera explicarlo con las palabras exactas, pues entonces es que no estaría enamorado, ¿me sigues?
    En fin, y recapitulando, no quiero faltarte al respeto, pero te recomiendo que si haces crítica destructiva, como es en mi caso, te asegures bien de lo que dices antes de decirlo, y trates de ser un poco más riguroso en tus juicios. Si no, como es el caso, me temo que éstos se vuelven un poco temerarios. O dicho de otro modo, tu crítica podría haberse reducido a lo siguiente: "a mí este libro, independientemente de razones, me ha parecido un coñazo que carece de ningún interés". Así además te habrías ahorrado este tostón que te acabo de endilgar. Pero claro, de haber dicho eso ya no podrías parecer tan listo como esos otros críticos a los que tanto envidias y quieres emular, ¿no?. Porque no sé si sabías que, como pasa con cualquier autor en algún momento de su vida, también existen los críticos noveles. La pregunta es, ¿lo eres tú? Admito que no lo sé, pero yo, con todo el derecho del mundo a equivocarme, creo que sí.

    Un fuerte abrazo y hasta pronto,

    El novel del "nombrecito"

    ResponderEliminar
  4. Y por último, en cuanto a lo que dices de que en las últimas páginas cierro el libro rápido y no me centro en la conversión pues..., ¡bravo, lumbreras!, eres de lo más sagaz. Pues claro, volvemos a lo mismo. No hace falta ser muy espabilado para darse cuenta. Eso es algo que hago deliberadamente porque a mí, en las historias que escribo, me gusta centrarme en lo que "yo" decido. Y éste, te guste o no (aunque ya veo que no) no es un libro sobre una conversión a pesar de que sea así como haya sido vendido (y eso es así porque a tus "enemigos" de la "Santa Inquisición" les interesaba que así fuera, ¿no te habías dado cuenta? Qué raro, alguien tan brillante como tú...) Además de que me parecía muy pretencioso escribir en primera persona, en plan Santa Teresa de Jesús (¿te "suena"?), cuando yo ni siquiera soy creyente. Sin embargo, parece que a diferencia de ti, no tengo problema alguno en respetar a alguien que piense distinto de mí a este respecto, por lo que me puede seguir pareciendo su vida una historia muy interesante, independientemente de que la comprenda mejor o peor.
    Además, haberme puesto a sentenciar por qué de verdad se hizo cura, me habría parecido lo mismo que preguntarle a alguien enamorado por qué lo está: creo que si pudiera explicarlo con las palabras exactas, pues entonces es que no estaría enamorado, ¿me sigues?
    En fin, y recapitulando, no quiero faltarte al respeto, pero te recomiendo que si haces crítica destructiva, como es en mi caso, te asegures bien de lo que dices antes de decirlo, y trates de ser un poco más riguroso en tus juicios. Si no, como es el caso, me temo que éstos se vuelven un poco temerarios. O dicho de otro modo, tu crítica podría haberse reducido a lo siguiente: "a mí este libro, independientemente de razones, me ha parecido un coñazo que carece de ningún interés". Así además te habrías ahorrado este tostón que te acabo de endilgar. Pero claro, de haber dicho eso ya no podrías parecer tan listo como esos otros críticos a los que tanto envidias y quieres emular, ¿no?. Porque no sé si sabías que, como pasa con cualquier autor en algún momento de su vida, también existen los críticos noveles. La pregunta es, ¿lo eres tú? Admito que no lo sé, pero yo, con todo el derecho del mundo a equivocarme, creo que sí.

    Un fuerte abrazo y hasta pronto,

    El novel del "nombrecito"

    ResponderEliminar
  5. Gracias, señor que dice ser el autor, por confirmar punto por punto mi opinión, además de aderezarla con nuevos ejemplos de su supuesto estilo. Agradecido,

    Alguien que no necesita insultar.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, para que conste, copio aquí el primer mensaje del comentarista que dice ser Asís Arana, que se ha perdido:

    Asís Arana ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Cuando fui skin, de Asís Arana":

    Hola, como te llames, mi nombre es Asís Arana y soy el "escritorzuelo" autor de este libro.
    No lo he hecho nunca, pero la crítica que voy a hacerte a tu crítica sobre mi libro se debe a una razón fundamental: lo único que se le puede y debe pedir a un crítico destructivo como tú, y créeme que no es mucho, es que sepa por lo menos argumentar por qué destruye. Por lo tanto tiene que tener muy claro que si va a utilizar argumentos de indole objetiva para apoyar su opinión subjetiva, tiene que estar totalmente seguro de ellos. Porque estarás conmigo de acuerdo en que, en caso contrario, quedaría entonces como un memo de mucho cuidado.
    De entrada, mi "nombrecito", como lo llamas tú, viene de Francisco de Asís. Y si a alguien le suena a pseudónimo sólo porque no lo ha oído en su vida, e independienyemente de otras consideraciones, te aseguro entonces que no estaremos hablando de alguien "muy leído", así que mucho menos de un lector "compulsivo", que es como tú te autodescribes en tu blog. He visto además que el total de críticas que has hecho es de once en cuatro meses, lo cual me temo que tampoco da como para hablar entonces de "voracidad lectora", ¿no crees?
    Pero a lo que vamos. A ver, si dices que "se nota tantísimo" que soy un escritor novel, más te vale que lo sea porque si no quedas, como es el caso, como un tipo bastante necio e indocumentado, perdiendo valor entonces todo lo que hayas dicho sobre esa base. Un consejo: en caso de no estar seguro en esa cuestión, haber dicho que el autor te parece "malísimo", y ya está.
    Hablas luego por otro lado de lo que te parece realidad o no. Decirte con todo mi cariño que no tienes ni zorra idea de cuáles son las pocas partes en las que he ficcionado algo, ni de los motivos de fondo por los que lo he hecho (básicamente porque no lo digo en el libro). En este mismo orden de cosas, te diré a su vez que, no sé por qué, me temo que lo que tienes tú es un prejuicio muy concreto (en el que obviamente no me voy a meter dada su obviedad), para determinar qué te parece real de esta historia, y qué no. Sigo en otro comentario.



    Publicado por Asís Arana para Precaución: se lee a las 1 de octubre de 2010 00:20

    ResponderEliminar
  7. "Asís Arana"1 de octubre de 2010, 12:19

    obviamente no era yo Asís Arana, no sé cómo no te has dado cuenta..., pero dices que te insulto y en cambio tú al autor no...?? si nos ponemos en ese plan, decirte que yo sólo he dado mi opinión sobre tu crítica porque me da que... no sé, por curiosidad, tú eres creyente?? me da que sí jaja, y otra cosa, al igual que el autor, tampoco yo tengo estilo?? es que sólo tú tienes "estilo"?? y por cierto, al amigo que te recomendó el libro le dirías que no se entera de nada, verdad?? en fin, he leído por cierto alguna otra crítica tuya, y claro, que tú hayas tenido que tirar de diccionario resulta..., lo siento, eres demasiado instruido para mí y no soy capaz de seguir el exigente paso de tu privilegiado intelecto, y una pregunta personal, el comentario de tu amigo a haciendo alusión al Padre Apeles, ¿ése no te parece insultante y en cambio lo ves tope "gracioso e ingenioso"?? me temo que a todos se nos acaba viendo el plumero... un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Anda, no sabía que había que pedir permiso para comentar en un blog, sobre todo en uno que coadministro.

    Hay un antiguo refrán castellano que dice "quién se pica, ajos come." Si de verdad eres el autor habrás tenido que leer críticas mucho mas feroces que esta, así que con mi pobre intelecto, tendré que concluir que eres un troll con ánimo de incordiar. Que triste es la vida de algunos.

    ResponderEliminar
  9. No soy el autor pero aun así no he leído ninguna crítica sobre el libro tan feroz como la tuya (lo que curiosamente no falla es que las malas son todas de detractores de la Iglesia y viceversa).
    Por otro lado no estaría de más que aprendieras a acentuar algunas conjunciones ("quien se pica..." y "qué triste...") Además tu penúltima frase es un completo despropósito si te refieres a que o soy el autor o un troll ("si de verdad fueras el autor habrías...")
    Y sí, mi vida es bastante triste, pero porque acaba de morir mi mujer, no porque tu criterio literario me parezca pedante a más no poder. Además yo no digo que no puedas tener un blog, pero parece que sólo aceptas comentarios positivos sobre aquellos que tú haces...

    ResponderEliminar
  10. Sr. Anónimo, ¿mira usted quién escribe cada comentario? Porque este blog tiene dos autores, muy diferentes en sus vidas. Yo soy el autor de la crítica, que usted califica de "feroz". El otro, mi amigo Ensada, no puede ser más diferente a mí :)-

    ResponderEliminar
  11. Y aún no sabes bien lo distintos que somos, quizás por eso nos llevamos tan bien :)

    ResponderEliminar
  12. No he leído el libro, pero me interesaba y he dado con esta crítica. Me parece una crítica mala para el libro pero respetuosa y moderada.
    Lo que me parece exagerado son las reacciones a la misma, por cierto escritas en un lenguaje muy pretencioso.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por dejar un comentario, último lector. Este blog simplemente es el medio que tenemos dos amigos de comentar algunos de los libros que leemos. Éste no me gustó y lo digo, argumentando, lo que no quiere decir que mi versión sea la única posible. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Acabo de leerme el libro. A mí me ha gustado y para nada me ha parecido "pretencioso". No entiendo muy bien la crítica, pero bueno, para eso están los gustos. Tampoco entiendo que se diga que es pretencioso lo que escribe el tío que parece que se hace pasar por el autor. No sé, decir que algo está escrito en plan "pretencioso", y nada más... En fin, yo personalmente sí recomiendo el libro, y además suelo ser bastante crítico con los curas y todo ese rollo...

    ResponderEliminar
  15. No he leído el libro pero la reacción del autor a la crítica me hace pensar que es un niño de 6 años. Saludos al blog!

    ResponderEliminar
  16. Gracias a los dos últimos. Efectivamente, las opiniones sobre un libro tienen una gran carga de subjetividad. Además, no creo que fuera el mismo autor el que escribió los primeros mensajes... ¡Gracias por pasaros por aquí!

    ResponderEliminar
  17. Quizá, hay cosas que la mayoría de la gente no sabe acerca de este libro. Y yo, como amigo del VERDADERO PROTAGONISTA DE ESTA HISTORIA -del verdadero sacerdote, me refiero-, quiero contar...

    El sacerdote NO le permitió al tal Asís publicar su historia. Sin embargo, éste, movido por un afán populista y egoista, decidió seguir adelante y contar entresijos e intimidades que el cura contó en foros cuasi-privados. Y sí, sé de lo que hablo porque aunque el sacerdote haya salido, incluso, en la televisión, hay detalles que solamente ha compartido en lugares y situaciones, como decía, muy, muy, muy personales.

    Solamente por eso, Asís no merece que se compren sus libros porque, con ello, estaríamos siendo cómplices de una actitud arrastrada y penosa como la que él ha llevado a cabo. Y no hablo desde el odio, ni mucho menos, sino que sólo trato de compartir un sentimiento que me remuerde por dentro al pensar en el estilo de Asís y su afán por hacerse famoso a cualquier precio y con cualquier fin -aunque éste no justifique los medios-. Me parece una falta de respeto y un atraco a la intimidad de una persona, sea sacerdote, abogado o cocinero. ¿Quién es nadie para contar la vida de otra persona, sin su permiso, TERGIVERSANDO MILES DE DETALLES y no siendo fiel a la realidad?

    En fin, yo sí soy creyente y, como creo que todo pasa por algo, a cada cerdo le llega su San Martín... (sin ningún ánimo, por supuesto, de llamar cerdo a nadie y limitándome al significado epistemológico del famoso refrán).

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Lo que está claro es que el libro trae cola... Gracias por la información, Uno de tantos.

    ResponderEliminar
  19. Uno de otros tantos otros3 de noviembre de 2010, 3:00

    Ese último tío es un enterado de tomo y lomo, además de un mentiroso de mucho cuidado, sea creyente o no. Yo conozco también al cura real, e igualmente al propio Asís Arana, y claro que me consta que este último tiene el permiso del cura, puesto que actualmente son de hecho buenos amigos. Además, qué tontería es ésa de que el autor quiere hacerse famoso a toda costa... ¿Quién coño le conoce? Ni que fuera Lady Gaga... Además, ¿alguien ha visto siquiera su foto en algún sitio? Ya son ganas de inventar chorradas. Y por otro lado, si este "Uno de tantos" sabe a ciencia cierta que el autor miente y no tiene el permiso del cura, ¿por qué no le denuncia públicamente para que el autor pueda defenderse ante tan graves acusaciones? Es muy sencillo, sólo tiene que llamarle por teléfono. A mí lo que me remuerde de verdad es... en fin, prefiero callarme, y luego tiene además el valor de llamarle cerdo pero "son insultar", y de "significados epistemológicos", ¡cursi, más que cursi!, hace falta tener valor...

    ResponderEliminar
  20. Mira, "Uno de otros tantos"... ¿Me llamas mentiroso a mí? Ay, Dios, lo que hay que escuchar...

    ¿Sabes qué pasa? que seguro que eres un coleguita de Asis y buscas, como él, que el protagonista os de bola para hacerse más famoso.

    Pero no, no creo que lo consigáis...

    ¿Cursi yo? jajajaja... ¡qué pena que dáis, colegas!

    ResponderEliminar
  21. Una última aclaración, Uno de otros tantos otros:

    El hecho de que el cura real no haya denunciado a Asís ni nada por el estilo se debe a que no quiere darle protagonismo. Punto. Y sí, a pesar de que haya publicado el libro sin su consentimiento y de que se conozcan, eso no quiere decir que sean buenos amigos, como dices, ni nada por el estilo. Te recuerdo que el cura real es eso, sacerdote, y antepone el PERDÓN ante cualquier otro sentimiento. Y por eso no le ha denunciado, ni le ha dado bola, y le coge el teléfono.

    Sin más, tu cursi preferido :)

    ResponderEliminar
  22. Asís Arana Aguinaga5 de noviembre de 2010, 12:58

    Esta vez sí que soy el autor y estoy bastante sorprendido con todo lo que acabo de leer (incluido lo dicho por mi supuesto clon).
    Me parece muy bien que quien quiera pueda montar un blog en el que opinar libremente sobre libros o lo que fuere. Puedo compartir o no la negativa crítica que recibe mi libro en este foro, pero la acepto del mismo modo que lo hago con las que me son favorables.
    Lo que ya no me parece tan respetable es que se puedan decir libremente todas las barbaridades e insultos referidos a mi persona que a alguien le apetezca soltar. Sólo me resta decirle a la persona que dice que soy un mentiroso y que sólo quiero hacerme famoso, que me escriba cuando quiera a mi mail: asisarana@yahoo.com. Y es que me gustaría invitarle a comer el jueves que viene, ya que voy a hacerlo precisamente con el sacerdote que protagoniza mi libro. Como se supone que él le conoce mucho mejor que yo, así aprovecha para saludarle.
    Tan sólo he escrito un libro honradamente. Y además de para difundir una historia, lo he publicado para tratar con él de ganarme la vida del mismo modo. Prefiero callarme lo que pienso sobre las personas que esconden su identidad o la falsean para poder destrozar así impunemente el trabajo de otras.
    En cuanto a los responsables de este blog, deciros que no tengo nada en contra de vosotros, pero creo que montar algo de estas características debería implicar asumir una serie de responsabilidades, por lo menos de tipo moral, porque la sensación que se me queda a mí ahora mismo es de total indefensión.

    Muchas gracias y cordiales saludos

    Asís Arana

    ResponderEliminar
  23. Vamos a ver, Asís, lo primero, pedirte perdón si te he ofendido en algo de lo que he dicho (te aseguro que no es mi intención). Y lo siento, de verdad, y no trato de destrozar tu trabajo, pero tú sabes que el sacerdote no te dio el permiso para publicar su historia. Y eso, para mí, no es "honrado".

    Pero bueno, dejemos este tema y ya está. Pero sabes que esto que digo es cierto... Y gracias por la invitación a comer! Es un detallazo, pero no puedo ese día; de otro modo, lo haría encantado! No por verle al sacerdote -que ya le veo a menudo, como amigo mío que es-, sino por ver cómo te defiendes en distancias cortas... jajajaja

    Un saludo y, de nuevo, perdona si te he ofendido en cualquier cosa!

    ResponderEliminar
  24. A ver, estás diciendo a la gente que no compre mi libro porque según tú soy un mentiroso y a "todo cerdo le llega su San Martín", pero a la vez te ocultas y no das ninguna prueba de nada. ¿Y dices también que no me has querido ofender...??? Yo más no me puedo exponer. No me gusta entrar al trapo en este tipo de cosas, pero tus acusaciones son muy graves y no aportas ninguna prueba. Dime el sitio y el día que mejor te cuadren, y me acerco con el sacerdote para verte si es que este jueves te viene mal... Incluso tienes mi mail... Aun así, si me dieras un modo de contactarte para aclarar este "malentendido"... Por favor, quien seas, vive y deja vivir, que bastante difíciles están ya las cosas de por sí...

    Asís

    ResponderEliminar
  25. Me he tragado la reseña y los 14 comentarios y dejo este para dejar constancia de ello.

    No me voy a meter en si la crítica ha sido "feroz" o no. Lo único que quiero decir es que he alucinado con el revuelo que se ha creado. ¡Pero si parecía esto una telenovela! Alguien haciéndose pasar por el autor a lo largo de varios comentarios, defensores y detractores -anónimos, por supuesto- del autor, el propio autor -supuestamente- manifestándose al final...

    Creo que habéis casi creado una pieza literaria involuntariamente ;)

    Saludos,

    Paula

    ResponderEliminar
  26. Las criticas no se critican y para que no quepa duda de si un autor es o no el que escribe una opinión ( por mucho que diga ser el autor o Bin Laden ) debe hacerlo en su propio blog o con un link a este.

    ResponderEliminar
  27. Yo personalmente, lo dejo claro desde el principio, no pretendo, ni deseo meterme en esta matanza. Mi intervención es solo para felicitar a los escritores de este blog por el elevado número de lectores que esta entrada les procuró.
    En lo personal yo he tenido la intención de crear un blog por mi cuenta, pero siempre me aburro de esperar que alguien lo lea. Como dijo uno de los supuestos Asis, prefiero expresarme en mi grupo de amigos, por la sencilla razón de que ellos si me hablarán sinceramente y sin esconderse en nombres cursis, léase: "uno de otros".
    En fin, ya estoy empezando y acabamos de abrir. Felicidades y sigan que eso es lo hermoso del internet, todos podemos decir lo que queramos y, a menos que tu corazón este conectado a una computadora, nadie puede hacer nada para impedírnoslo.

    Sinceramente,

    Oscar Mariano Valle (nombre real)

    ResponderEliminar
  28. Gracias, Mariano, por la parte que me toca :)

    ResponderEliminar
  29. Que gran libro y que gran historiaa!!!!!Lo termié de leer ayer mismo y me quedé alucinada sobretodo por conocer al sacerdote en cuestion quien vino a contarnos, en persona, la historia de su pasado!
    Me ha gustado mucho y agradezco al autor su esfuerzo por narrar la historia ya que, esta servira de ejemplo a muchas personas!

    ResponderEliminar
  30. jajajaja que gracioso es todo esto, yo conozco al escritor y estoy segur@ de que todos los comentarios posteados con su nombre y unos cuantos anonimos son realmente suyos mujajajajaja

    ResponderEliminar
  31. Esto tiene un nombre, y es... Intento barato de crear polemica.

    En fin, sin mas, me estoy leyendo el libro y no me parece tan mal, no puedo dar una opinion mejor hasta que no me lo haya terminado de leer.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. pues yo me acabo de leer el libro esta semana santa. me lo he leído en 5 días lo ke me estraña ,teniendo en cuenta ke aborrezco la lectura es decir soy de los ke prefiero la peli. ¡si soy de esos!

    me leí hace tiempo, la reseña del libro y flipe un eskineto ke se mete cura , y después de leerlo lo entiendo perfectamente . algo habrá hecho bien el escritor, para ke un tipo como yo entienda ke un aplastacraneos acabe perdonando a sus prójimos, poniendo la mejilla por unos moros hp de la calle a los ke yoo..., en cuanto a las criticas pues que queréis que os diga os repito sin ser un lector asiduo, me a transmitido ,enganchado y sobre todo me ha hecho ponerme en el sufrimiento de una persona atormentada por un pasado violento , en cuanto a que si el cura dio permiso y demás. en el libro lo explica claramente que no, y que mas tarde y después de las explicaciones sobre ciertas partes del libro referentes al noviazgo y rectificado y aclarado por parte del escritor despues .llegaron A UN ACUERDO

    ResponderEliminar
  33. Hola Asis, no se si te acuerdas de mi, la chica rubia que en la Feria del libro de Álgorta compro tu libro y pedí que me lo firmaras. He empezado a leer Cuando fui skin, y realmente me lo estoy devorando, me gusta tu estilo, me gusta como mezclas expresiones cultas con algunas de la calle, de esas que todos usamos de vez en cuando. Hay una gran ironia en algunas cosas que dices y en fin! me gusta, tiene su punto el libro y creo que es mil veces mas original que muchas de las novelas suecas tipo "La princesa del hielo" que me pareció una fotonovela para chicas mezclada con algo de misterio. Animo Asis y sigue escribiendo. gracias.

    ResponderEliminar
  34. yo no conozco al escritor ni a nadie de aquí, pero no entiendo cómo la gente que dice que conoce al escritor o al cura de la historia es la primera en permanecer anónima y no da pruebas de nada. Puestos a exagerar, todo el mundo que escribe aquí podría ser la gente del propio blog y nadie podría probar nada en absoluto. A veces internet me parece una herramienta de confusión y difamación más que de información...

    ResponderEliminar
  35. We want Asis back!
    (and we want it know)

    ResponderEliminar
  36. jode en planeta como os complicais la vida para promocionar un libro, sea bueno o malo, no lo pienso leer. Sois los putos amos. El premio de este año quien lo ha comprado por cierto? asi apuesto en bwin y saco un dinerito. Asis cuando te vea te digo que soy yo y nos tomamos unas birras que es lo suyo. Y escribe, bien o mal, promocionado o justamente difundido, escribe y lo que te de la puta gana ademas.

    Saludos cordiales, que abrazos me parece mucho, ah! AnónimoFeb 21, 2011 07:59 AM el otro dia llevabas un vestido muy bonito, que no se si te lo dije, reconoceria tu tono hasta bajo el agua.

    ResponderEliminar
  37. Pues yo leí el libro porque el autor, Asís Arana o como se llame -que me da lo mismo- esta muy bueno, al menos éso parece en la foto de la publicación...
    El libro me entretuvo y llegué hasta el final, cosa que no puedo decir de todos los que... (leo?)
    Una admiradora del buenorro de Asis

    ResponderEliminar
  38. Wow. Se calientan mucho ustedes.

    ResponderEliminar
  39. Bueno, he leido el libro y me ha gustado. También lo he recomendado, yo tengo un blog "paradayfondo" y allí lo recomendé. Ya hay gente que me ha dicho que lo va a comprar y a leer. Sobre el reproche que se le hace al autor porque no profundiza en la conversión, pues no sé pero si el sacerdote no le cuenta más, tampoco se va a inventar. Ya digo, a mi me ha gustado. Un saludo. Concha

    ResponderEliminar
  40. a mí ese libro me gustó peo tmpoco me mató.. pero me llamo la etencion el ultimo q ha escrito el autor, words, y melo enviaron de la casadel librio, y auqnue es una paranoia de la leche me pareció de lo mejor que he leido en tiempo, lo lei en dos dias, ademas el tema nada qque ver con el skin

    ResponderEliminar
  41. vayan por delante mis respetos los gustos de cada uno, a mi me ha gustado mucho, pero obvio: "no hay peor ciego que el que no quiere ver". que alguien con una vida como la de esta persona pueda cambiar radicalmente no te deja indiferente y eso...¿será que hay que bombardearlo de alguna manera?. Repito, no sólo me ha gustado sino que he visto el impacto positivo, que ha causado en mucha gente.

    ResponderEliminar
  42. Me parece un gran libro, lo cogí prestado en la biblioteca y nunca me lo he podido terminar ya que quería volver al principio cada vez que lo cogía. a mi me gusta y en mi opinión es de lo mejor que he leído. :P

    ResponderEliminar
  43. La que se ha liaoooo¡¡¡¡ pues vale, me lo leeré.... pero no piesno decir lo que me parece, por si se lía otra vez....

    ResponderEliminar
  44. Me encanto! No como una gran pieza literaria sino como un testimonio impresionante del poder de Dios y de los sacramentos. Impresionante. Creo que podría haber sido más profundo el relato de la conversión pero para ésto tendría que haber sido escrito por alguien converso y estaría destinado a un público creyente. Pero así como está es perfecto para los no creyentes a los que está dirigido principalmente, quienes no disfrutarian de un relato más detallado de esos aspectos.

    ResponderEliminar